Cuando un gol te hace llorar

PaloFaltaEl pasado jueves 29 de Octubre Facebook “me despertaba” con que hacía 4 años que mi hijo Pablo había comenzado a jugar al fútbol.

Como puse en la red social, han sido cuatro años llenos de alegrías y de penas, hemos conocido a gente maravillosa y sábado a sábado acompañamos a nuestro hijo por los campos para verle hacer lo que más le gusta, el fútbol.

Desde que comenzó jugando con el equipo del Teresiano del Pilar, a cuando pasó por la selección aragonesa y actualmente en el Stadium Casablanca, siempre que mi hijo sale al campo disfruto, y como todos los padre disfruto viéndole jugar independientemente de cómo lo haga, por qué se que a él le gusta.

Pero también y más de un tiempo a esta parte intento ser crítico con su juego, pero sobre todo intento enseñarle la necesidad de tomarse las cosas en serio, el compromiso y el esfuerzo necesario para estar en un equipo de la máxima categoría que hay para su edad, sin olvidarnos del compañerismo y la unidad que un deporte como el fútbol despierta en los niños.

El sábado pasado estábamos desayunando y Pablo me comentó que quería meter un gol, el sueño de todos los niños que juegan al fútbol. Yo le pregunté: “y si lo metes, ¿a quién se lo dedicarás?”.

Pablo sin dudarlo me digo que a la abuela Tere, al día siguiente íbamos a verla por primera vez al cementerio e iba a ser día duro para todos.

El partido se complicó, 2-2 en el campo de Santo Domingo Juventud y quedaba poco tiempo, cuando una falta eso sí algo lejos se produce a favor del Stadium Casablanca.

Pablo va hacia el balón acompañado de Jaime y Rivera ha intentar una “jugada ensayada”, “chuta” y el portero no llega a alcanzar un balón que se cuela dentro de la portería.

Todos gritamos y nos alegramos por el gol de Pablo y la “posible” victoria, como así fue, de nuestros hijos. Pero tras celebrar el gol con sus compañeros Pablo va hacia el centro del campo y señala con los dos dedos al cielo, en un gesto imperceptible o sin significado para muchos, pero no para mi.

Cuando lo vi, me hizo soltar una lágrima, igual que al escribirlo, su abuela desde el cielo lo acompañaba y le daba las gracias…


Esta entrada fue publicada en Deporte, Familia, Opinión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando un gol te hace llorar

  1. jose ignacio dijo:

    Este Pablo es un encanto aparte de un pedazo de jugador, si encima los padres acompañan mezcla perfecta. Que no cambie ninguno.
    Me alegro de tenerlos cerca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *