Burbujas, sudor y ranas

2013-04-12 09.34.08Los que vivimos en Zaragoza hemos sido presentes en los últimos años de una “revolución” que se ha producido en la ciudad.

Esa “revolución” comenzó hace unos años cuando la ciudad fue seleccionada para celebrarse en ella la Expo 2008; en la ciudad se comenzó a habilitar una zona en la cual antes solamente estaba habitada por juncos, ranas y algún que otro mejillón tigre.

Gracias a la Expo parece que la ciudad comenzó a dejar de vivir de “espaldas” al rio y tras ella comenzó a intentar amortizar las infraestructuras que se habían realizado para ella.

No es una labor sencilla, e inmersos en plena crisis la gente de Zaragoza veía como las infraestructuras quedaban vacías, inservibles y obsoletas.

Pero poco a poco el “espacio” se ha ido llenando; empresas que van trasladandose al entorno y eventos que se van celebrando día a día, la van conviertiendo en una zona a tener en cuenta dentro de las “ofertas” de la ciudad.

Y si además tienes la suerte, como yo, de vivir cerca de la Zona Expo y del Parque del Agua, comienza a ser una zona más que agradable para pasear, donde encontrar grandes espacios con una variada oferta.

Dentro de esa “oferta” que nos propone la “zona Expo” esta el Spa de Ranillas.

Con casi cuatro años de retraso, finalmente en el 2012 este establecimiento abrió sus puertas para que los habitantes de Zaragoza disfrutemos de un balneario urbano en el corazón del Parque del Agua.

Accediendo a él desde el parking de la Torre del Agua nos encontramos con un moderno edificio que guarda en su interior unas preciosas instalaciones preparadas para hacernos pasar un rato agradable y relajante.

Pasado el “tramite” de la recepción, donde nos harán entrega de una toalla y de la pulsera de acceso a las instalaciones podemos acceder a la zona del spa.

El spa se encuentra dividido en dos zonas, por una lado tenemos las piscinas y por otro la zona de “calor”, es decir las saunas.

La zona de saunas está compuesta de dos saunas “secas” o finlandesas de 60º y 80º grados y un baño turco.

Al salir de las saunas puedes meterte en una piscina de agua helada, cosa que es lo recomendable según los expertos aunque realmente sea muy duro… aunque sí que se echa de menos un lavabo de hielo como los hay en otros spas como el de Altafulla.

Pero aunque no tengan ese lavabo si que hay unas duchas situadas dentro del baño turco que lo harán más “soportable”.

Una vez que ya has estado disfrutando de la zona de saunas puedes salir a la zona de piscinas y jacuzzis.

Piscinas de agua templada, llenas de chorros para masajear nuestra espalda, tumbonas de masaje y jacuzzis burbujeantes.

La zona de piscinas dispone de una bonita piscina, al igual que en otros establecimientos “clásicos” como es el caso de Caldea nos permite salir al exterior atravesando una cortina desde las piscinas interiores, y así acceder a una zona acristalada cuando yo fui, pero que imagino que en primavera y verano abrirán para poder estar disfrutando del baño en el “exterior”.

Pero como siempre en todos estos establecimientos hay algo que los hace diferentes a los demás, que intenta hacerlos “únicos”.

Y en el spa de Ranillas la “atracción” única es la piscina de “corriente”, una piscina circular con una fuerte corriente de agua que te arrastra y te hace dar vueltas por ella. Como si estuviese en un rio y fueras arrastrado por las “aguas bravas” la corriente te arrastrará y te hará dar vueltas por la piscina.

En definitiva un precioso establecimiento, con unas modernas instalaciones que además de haceros disfrutar os harán salir totalmente relajados eso si podéis aguantar la presión del gorro de baño y el rato de parecer una “cerilla”; bien situado, con fácil acceso, ya que incluso dispone de parking para los coches y una ludoteca para los niños; solamente el “frio” entre piscina y piscina es lo más negativo aunque entiendo que cuando haga menos frio en el exterior esto estará solucionado o que poco a poco lo “arreglarán”.

Esta entrada fue publicada en Ocio, Zaragoza y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *