Una aparición “casual”

En el cómic, al igual que ocurre en el cine, los autos de “sagas” deben ir introduciéndolos a los personajes de manera gradual, poco a poco, para que éstos no resten importancia al protagonista de la saga.

Y eso es precisamente lo que Hergé hace con gran maestría: nos va “metiendo” de manera gradual a los personajes que acompañarán a Tintín, para que nos acostumbremos a ellos.

Quizás esa sea la razón por la cual antes de “introducir” a tres personajes que nos acompañaran durante toda la vida del reportero, su creador intenta mostrárnoslos “de pasada”.

Me estoy refiriendo a los “gemelos” Hernández y Fernández y al malvado Rastapopulos; estos tres personajes comienzan a cobrar importancia dentro de las viñetas de Tintín en “Los Cigarros del Faraón” pero Hergé ya nos los había presentado. Y… ¿cuándo?

Pues los gemelos detectives aparecen en la primera viñeta de “Tintín en el Congo“, antes de que el reportero se suba al tren para iniciar su aventura africana, y no volverán a aparecer hasta el tercer álbum, “Los Cigarros del Faraón“.

Y Rastapopulos… ¿cuándo aparece este “demonio” que volverá loco a nuestro querido reportero a lo largo de toda su carrera?. Pues aunque pensemos que su primera aparición es en el barco que lleva a Tintín a Port-Said cuando éste se enfrenta a él para salvar al egiptólogo Filemon Ciclón, no es correcto; es en la pagina 58 de “Tintín en América” cuando el reportero comparte mesa con él, con Rastapopulos, mientras asiste a una cena en su honor -en el de Tintín- por su lucha contra el crimen organizado de Chicago.

Una aparición “casual”, una “siniestra” coincidencia, o simplemente una fantástica “licencia” del genial Hergé.

Esta entrada fue publicada en Comic, Tintín y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *