¿Por qué debo usar iCloud?

Actualmente tenemos dispositivos que requieren un alto nivel de configuración.

Desde que nos dan nuestro móvil o nuestro tablet hasta que lo comenzamos a usar y sacarle partido, pasa un tiempo que nos lo “pegamos” descargando las aplicaciones que usaremos y configurándolo a nuestro gusto, teniendo que acordarnos de los usuarios y passwords que introdujimos en su día en los diferentes servicios en línea que día a día usamos.

Programas como los “lectores” de correo electrónico, las diferentes redes sociales en las que estemos dados de alta, los lectores de feeds y blogs, servicios de música online o de ficheros en la nube, son algunos de los programas y utilidades que solemos usar en nuestro dispositivo y que requieren de una configuració.

Estas configuraciones hacen que sintamos “pánico” al cambiarnos de dispositivo, pensemos que puede convertirse en algo complicado y tedioso, y que además nos “dejemos” algo por el camino; pero Apple una vez mas se adelanta al resto de fabricantes y nos ofrece una solución que nos ayudará a configurar de nuevo nuestros dispositivos.

Apple presentó ya hace unos meses su servicio iCloud, un servicio de backup en la nube que ofrece 5Gb gratuitos para todos sus usuarios.

Desde Apple llevan años preocupados en la seguridad de sus sistemas y dispositivos, queriendo proteger los datos de sus usuarios.

Cuando apareció el sistema operativo Mac OS X con su herramienta Time Machine, que nos permite tener un backup automático de nuestros documentos realizándose de manera incremental, Apple ya se diferenció de Windows ofreciendo una solución dentro del propio sistema operativo para el backup de los datos.

Ahora es iCloud, la opción de copia de sus dispositivos basados en iOs, para la que solamente es necesario disponer de un ID de Apple -necesario para configurar cualquier dispositivo iOs-.

Este servicio se activa cuando activamos nuestro primer dispositivo y va asociado al ID de Apple, nunca al dispositivo, con lo que la cuota de 5Gb se establece por ID.

Una vez configurado que queremos que nuestro dispositivo realize copias en iCloud, éstas pueden realizarse de dos maneras: la primera, bajo demanda desde el panel de ajustes en la opción de iCloud; la segunda, de manera automática, realizándola el dispositivo cuando encuentre una condiciones “idóneas”.

Estas condiciones “idóneas” son que el dispositivo se encuentre conectado a la corriente, en una red wifi con conexión a Internet y en reposo.

Nuestros dispositivos iOs aprovechan esos tiempos “muertos” de carga para lanzar una copia de iCould. Dicha copia de seguridad se realiza sin necesidad de que el usuario deba programar la periodicidad de la misma.

El contenido de la copia es “configurable” desde el mismo ajuste de iCloud, donde los usuarios pueden decidir de qué aplicaciones quieren que se haga copia y de cuáles no.

iCloud hará copias no de la aplicación en sí, sino de los documentos y de las configuraciones de la aplicación, y pondrá un enlace a la Apple Store con el ID de la aplicación para saber de cuál se trata. Se nos hará copia de los documentos “locales” del DocToGo, los ePubs y Pdfs de iBooks o de las fotos que tengamos almacenadas en nuestro dispositivo.

Pero lo bueno y sorprendente de esta tecnología es que la copia de seguridad no hará copia de las aplicaciones, que son las que realmente ocupan espacio en nuestro dispositivo.

Esto permite que, teniendo un iPad con 8Gb ocupados, nuestra copia de iCloud ronde 1Gb, con lo que los 5Gb que nos ofrece Apple de manera gratuita y que en un primer momento podrían parecernos “escasos”, se convierten en un espacio “suficiente” para el almacenamiento de nuestros dispositivos -aunque si no lo es, Apple nos da la opción de comprar más espacio en su “nube”-.

Esta copia no tendría ningún sentido si su recuperación no fuera sencilla y útil para el usuario, cosa que no siempre lo es en los sistemas de backup.

Su utilidad se basa en que las copias de iCloud se pueden recuperar cuando configuramos de nuevo nuestro dispositivo iOs, siempre que éste venga con iOs 5.x; cuando encendamos nuestro dispositivo, y tras preguntarnos a qué red Wifi queremos conectarnos, el dispositivo nos preguntará si queremos configurarlo desde cero o desde una copia previa en iCloud.

Si decidimos recuperarlo desde una copia iCloud, se nos preguntará cuál es el ID de Apple con el que hicimos dicha copia. Con dicho ID nuestro dispositivo buscará en iCloud si existen copias disponibles y nos dará una lista de las mismas para poder recuperar de ellas.

Una vez decidido qué vamos a recuperar de dicha copia, nos irán bajando al dispositivo las configuraciones que tuviéramos, y los ajustes del sistema. También se nos instalarán las aplicaciones que tuviéramos instaladas del Apple Store y los datos que de ellas tuviésemos -siempre que estuviesen marcadas como para hacer copia en iCloud-. Si en nuestro dispositivo teníamos Apps bajadas con otro ID de Apple que no fuese el que le hemos pedido utilizar para la recuperación, el iOs nos preguntará la password del ID para instalar también dichas aplicaciones.

Al terminar el proceso de restauración, nuestro terminal quedará como el “antiguo” y no será necesario pegarnos la “panzada” de volver a reconfigurarlo.

Una buena utilidad, no recomendable, sino obligatoria, para todos los usuarios de iPhone e iPad.

Esta entrada fue publicada en Apple, iPad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *