La inocencia hecha agente secreto

Ya os he comentado muchas veces que leer cómics me parece una costumbre muy recomendable y que practico habitualmente, más aún cuando el álbum que tenemos entre manos tiene un buen argumento y unas cuidadas ilustraciones; entonces pasa a convertirse en una auténtica delicia.

Y eso es lo que ocurre cuando coges entre tus manos “La tigresa blanca” de Yan & Conrad.

Pese a que tradicionalmente “Las Tigresas Blancas” son un grupo de mujeres taoístas que se dedican a preservar su juventud y su belleza a través del sexo, en el cómic se entremezclan estas enseñanzas con las de agente secreto de la China comunista.

La aventura arranca cuando Ann Ly, está acabando su adiestramiento como miembro del servicio secreto chino; una vez nombrada agente -“mosca roja”-, se le asigna su primera misión que consistirá en buscar a una “mujer gorda”, un extraño objeto codiciado por ingleses, chinos y americanos.

Como no podía ser de otro modo, y más teniendo en cuenta lo que son y significa el nombre de las tigresas blancas, nuestra heroína ha sido ilustrada con grandes toques de sensualidad pero a la vez cargada de una inocencia virginal. Los personajes que se va encontrando a su paso no buscan de ella solamente sus dotes de agente secreto sino que quieren sacar de ella la parte de “Tigresa Blanca”.

Un argumento que quizás podría resultar “retorcido”, con continuas alusiones al mundo de las “tigresas” donde se nombran cosas como “la flauta y los dragones de Jade”, pero coherente de principio a fin.

Preciosas ilustraciones y personajes perfectamente dibujados componen este primer álbum de las aventuras de Ann Ly, la heroína asiática. Con las dotes justas de sexo y violencia que lo convierten en un cómic para adultos, que espero que os guste tanto como a mí y os anime a continuar leyendo esta saga de aventuras.

Esta entrada fue publicada en Comic y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *