Apple se abre a la empresa

Hablar de Apple es hablar de tecnología, de facilidad de uso, de experiencia de usuario y en definitiva, de usuarios “felices” y de una compañía preocupada por ellos.

Desde sus primeros modelos, el Lisa, a los famosos Macintosh Plus o Macintosh SE, al novedoso Mac Air, iPhone, iPad o iPod, Apple ha abanderado muchas revoluciones tecnológicas, pero siempre había sido una compañía “anclada” a algunos tipos de usuarios y muy enfocada a los entornos de diseño gráfico y de la educación.

Con la salida en el 2001 de sus dispositivos MP3, los iPod, Apple se introdujo en el mercado de consumo, marcando una diferencia entre ellos y el resto de sus competidores, y creando algunos “standares” que pronto serían adoptados por otras marcas.

Pero ha sido con la aparición primero de su iPhone y después de su iPad, con lo que realmente Apple cuenta para meterse de lleno en el terreno empresarial, y así nos lo demostró a todos los que asistimos a las charlas que tuvieron lugar en Zaragoza el pasado 16 de Febrero.

Actualmente Apple dispone de un parque de 250 millones de dispositivos corriendo en iOS, su sistema operativo para dispositivos móviles y convirtiéndolo en un estándar para la empresa.

El tener un sistema operativo único en una versión única es una de las principales “banderas” de Apple al hablar de la integración de sus dispositivos en la empresa y, a su vez, es una de las cosas más valoradas por las compañías que quieren optar por soluciones de movilidad.

Con la aparición de las tabletas, cada día son más las empresas que quieren sustituir su “parque” de portátiles y netbooks por ellas. Y dentro de las tabletas, el iPad ha dejado de verse como un dispositivo destinado al gran consumo para convertirse en una buena opción para las empresas.

La ligereza y la sencillez de uso, así cono la inmediatez de acceso a los datos, es lo que hace que el iPad sea un buen dispositivo para la empresa.

Y una de las apuestas de la compañía de la manzana es unificar la plataforma de sistema operativo en iOS 5, consiguiendo así independizar el dispositivo que tengamos de la versión del sistema operativo, y que desde el punto de vista de la puesta en marcha, el usuario no tenga una curva de aprendizaje, ya que es lo mismo en mi iPhone que en mi iPad.

De esa manera, Apple solamente tiene que centrar sus esfuerzos en una única plataforma software y dotarla de todas aquellas características que pidamos las empresas, como son: compatibilidad con nuestros sistemas de correo empresarial, seguridad, cifrado, accesos VPN, integración con LDAP, gestión de dispositivos, certificados de empresa…

Si a eso le añadimos la propia tecnología de Sandbox o encarcelamiento de las aplicaciones, que nos asegura un correcto funcionamiento de las mismas, la reducción de virus de una manera sorprendente, así como la firma obligatoria de las aplicaciones que garantiza la integridad de las mismas y que se comprueba en tiempo de ejecución, las ventajas continúan creciendo para todo aquel que quiere hacer un despliegue de los mismos dentro de un ambiente empresarial.

Pero la compañía de la manzana tiene claro que para una empresa es muy importante el proceso de despliegue del parque. Mientras que en entornos PC el tema está más que solventado hace años con herramientas tipo “gosht” que te permiten hacer un “Master” de tu equipo y luego dedicarte a “clonar” el resto, la pregunta es ¿cómo lo hacemos cuando hablamos de smartsPhones o tablets? Y lo que es más complicado, en un entorno que no se encuentra securizado por servicios de directorio como el Active Dictory ¿cómo establecemos políticas de seguridad o asignamos configuraciones o perfiles a nuestros dispositivos?.

Para ello Apple ha comenzado a trabajar en diferentes frentes.

Por un lado sus dispositivos con iOs 5 ya pueden activarse sin necesidad de estar conectados a un ordenador que disponga de iTunes, ya que pueden activarse directamente con una simple conexión wifi o 3G.

También ha comenzado a dotar a sus dispositivos de la posibilidad de realizar copias de seguridad en la nube mediante su aplicación iCloud, que nos permite tener una copia de la configuración de nuestro dispositivo para poderla recuperar cuando sea necesario.

Por otro lado la aparición de aplicaciones MDM como Mobile Iron o Afaria, permiten tener un control de todo nuestro parque de dispositivos móviles en una consola centralizada, de manera inalámbrica. Con dichas aplicaciones se pueden realizar tareas de administración del dispositivo como la copia remota, la gestión de las aplicaciones, la instalación de certificados de empresa o la activación de políticas de seguridad.

Todas estas aplicaciones MDM, incluida la utilidad de configuración suministrada de forma gratuita por Apple, permiten generar diferentes perfiles de configuración dentro de mis dispositivos.

Los perfiles de configuración nos permitirán hacer una clara distinción del uso empresarial y personal del dispositivo, pudiendo dotar a los usuarios de un dispositivo que podrá ser utilizado tanto con fines laborales como de ocio.

Y por último está la distribución de aplicaciones a mi dispositivo. Los que somos usuarios de iPad o iPhone sabemos que a no ser que el dispositivo se encuentre “pirateado” la única fuente de aplicaciones para los dispositivos de Apple es la AppleStore; ahora podemos como empresa, generar una Store “privada” donde los usuarios se descargarán las aplicaciones que nosotros les hayamos dejado, bien sean desarrolladas por nosotros o por proveedores de software, pudiendo elegir también que puedan o no descargarse aplicaciones de la AppleStore standar.

Así pues, Apple comienza a ser un jugador importante en el mundo de la movilidad empresarial, no sólo con productos sino también con soluciones e integración que a la postre es lo que buscamos desde las empresas a la hora de hacer una implantación.

Esta entrada fue publicada en Apple, Internet, iPad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Apple se abre a la empresa

  1. Miguel Angel dijo:

    Muy interesante Isaac, como siempre. Y eso que yo soy más de Android 😉
    Un abrazo.
    Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *