Un misterio nazi desvelado

Tras leerme este verano “El fuego” (segunda parte de “El Ocho”) y “El último judío” llevaba días rondándome por la cabeza leer algo de Matilde Asensi, así que finalmente me decidí y comencé con el “Salón Ambar”. Nunca había leído nada de esta autora alicantina de la que todo el mundo me hablaba bien.

Comencé la lectura y el tema me gustaba: un grupo de ladrones de arte que realiza sus fechorías por Europa, situados todos por diferentes países, y que mantienen contacto usando internet y el IRC.

La trama me gustó, cómo tras un trabajo más se envolvía un misterio que cambiaría las vidas del “Grupo del Ajedrez”. Un robo de un cuadro que llevará a los personajes a descubrir un gran secreto de la Alemania Nazi.

En tiempos del III Reich, el ejército alemán saqueó los palacios de los zares llevándose a la Alemania nazi todos sus botines y obras de arte; entre ellos se encontraba el Salón Ambar, una joya que un mafioso de la Rusia de la Perestroika quiere recuperar. El salón Ambar, una leyenda o una realidad, que impresionó a la misma Catalina “la Grande” y que los personajes de esta novela encontrarán de nuevo.

Tras un cuadro robado por el grupo se esconderán las claves, con intrincados códigos y deducciones detectivescas.

Salvo por algún momento en el que el texto es un poco enrevesado debido a la mezcla de personajes alemanes y rusos, el libro es de los que enganchan, ameno y de lectura rápida.

Sorprende bastante a los que sabemos algo del tema de tecnología, cómo la autora “usa” la tecnología reduciéndola alguna que otra vez al absurdo o a un juego de niños; será deformación profesional, qué le vamos a hacer.

Así pues un libro recomendable con final inesperado, que podéis pensar en leer cuando os apetezca hacerlo sin complicaros mucho la vida; puede parece que el libro deja una puerta abierta para una segunda parte, pero hasta la fecha la autora no se ha decidido a contarnos las nuevas aventuras del “Grupo de Ajedrez”

Esta entrada fue publicada en Libros, Ocio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un misterio nazi desvelado

  1. Carlos dijo:

    Recuerdo haber comprado ese libro un día antes de subir al AVE, entre ida-vuelta y esa misma noche lo deboré. Me gustó.
    Unos años más tarde cometí el error de comprar Tierra Firme. No me gustó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *